Av de Pino Montano, 10 - Tlf: 954 36 14 02

Los 5 pasos que debes conocer para lavarte bien los dientes

¿Sabías que para un correcto cepillado  de dientes es necesario que dediques, al menos, dos minutos de tu tiempo? Según los expertos, para eliminar la placa bacteriana y restos de comida de manera eficaz, el cepillado debe durar como mínimo dos minutos. Pero el cepillo ¡no lo es todo! Usar el hilo dental, cepillo lingual o interdental y el enjuague bucal son algunos complementos al cepillado tradicional que mejoran enormemente la higiene y salud de tus dientes.

¿Quieres saber cómo usar cada uno de los elementos para lavarte bien los dientes? Te contamos los 5 pasos que debes conocer.

Cepíllate los dientes 3 veces al día o después de cada comida

Esto es lo primero que debemos tener en mente cada día si queremos lucir una sonrisa sana. Dedícale tiempo a la limpieza de tu boca, como mínimo tres veces al día o después de cada comida. Los expertos señalan que el cepillado debe hacerse, al menos, entres dos y tres minutos para eliminar mejor la placa bacteriana y restos de alimentos, además el efecto que buscamos con el dentífrico será mayor.

Una buena costumbre es enjuagar tu boca con agua fría antes, durante y después de cada cepillado. Además, si terminas lavando con agua caliente tu cepillo… ¡mejor aún! Una forma ideal de guardar tu cepillo en las mejores condiciones hasta su próximo uso.

Un cepillado suave y organizado

El cepillado correcto de los dientes, tanto con un cepillo eléctrico como manual, debe hacerse con suavidad y movimientos cortos. No cepilles los dientes en sentido horizontal, ya que puede provocar daños en las encías y cuellos dentales. Lo ideal es colocar el cepillo en un ángulo de 45º en el surco gingival, es decir, la unión del diente y la encía, ya que es la zona donde más se acumula la placa dental, y en forma de vaivén presionar suavemente la fibra del cepillo sobre los dientes.

Mantén un orden en la limpieza. Lo primero que debemos hacer es dedicar unos minutos a las superficies externas, tanto de los dientes superiores como inferiores, y posteriormente, el mismo procedimiento en la parte interna de la dentadura, ya que es una zona propensa a la acumulación de restos de comida y microorganismos y de más difícil acceso.

Si quieres conocer más detalles e información sobre técnicas del cepillado dental, entra aquí.

¿Hilo dental y cepillo interproximal? Una combinación perfecta

El uso de uno no supone dejar de usar el otro. La combinación de ambos es la mejor opción. El cepillo interproximal o interdental está especialmente indicado para limpiar el espacio que hay entre los dientes, donde se acumulan más los restos de comida o placa bacteriana. Este tipo de cepillos se fabrican en distintos tamaños, en función del espacio interdentario de cada paciente o en función de su tratamiento (ortodoncia, funda, implantes,…).

El hilo dental es la mejor opción para llegar a aquellos espacios entre los dientes donde es imposible acceder incluso con el cepillo interdental. Es importante siempre usar un trozo nuevo de seda para cada uno de los espacios dentales. Al introducir el hilo o seda tensa entre los dientes es importante hacerlo con suavidad, sin ejercer presión sobre la encía ya que puede provocar sangrado o heridas. La presión con el hilo dental debe hacerse hacia los lados laterales de cada diente, favoreciendo así la eliminación de la placa bacteriana.

Si quieres profundizar y conocer más detalles e información sobre los tipos de hilo o seda dental entra aquí.

La lengua… ¡también necesita su limpieza diaria!

Ahora es momento de limpiar los restos de placa bacteriana que suele quedar acumulada en la lengua. Puedes usar tu mismo cepillo, pero nosotros te recomendamos emplear limpiadores específicos como los raspadores linguales. La limpieza debes hacerla de atrás hacia delante y realizar un movimiento muy suave sobre este músculo para no dañar la piel. Una buena limpieza lingual te ayudará a eliminar las bacterias y refrescar el aliento.

Para terminar, ¡no te olvides del enjuague bucal!

Una vez que finalizas el lavado de dientes y lengua es esencial finalizar con un enjuague bucal para eliminar los residuos que hayan quedado de la limpieza, además de refrescar tu aliento. El colutorio o elixir bucal ofrece un buen efecto antibacteriano, elimina la placa, protege las encías y combate el mal aliento.

Es importante elegir el colutorio que mejor se adapta a tus necesidades. En el mercado podemos encontrarlos de uso diario o de uso específico, aunque estos últimos siempre serán prescritos por tu dentista, ya que su uso no debe exceder de varios días y son beneficiosos para una infección o tratamiento determinado.

Casi todas las marcas suelen especificar que el enjuague debe repartirse por toda la boca, de forma que llegue a las zonas más sensibles e inaccesibles, sin exceder los 30 segundos. Los enjuagues bucales a base de alcohol pueden provocar sequedad en tu boca, por tanto, te aconsejamos ponerte en manos de nuestros dentistas para que te orienten sobre el colutorio que mejor se adapta a tus necesidades.

¿Necesitas más asesoramiento para elegir los mejores productos para tu limpieza bucal? En Molina Clínica Dental estaremos encantados de ayudarte. Solicita una cita o llámanos al 954 36 14 02. Te atenderemos encantados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.