Av de Pino Montano, 10 - Tlf: 954 36 14 02

¿Por qué hay movimiento en los dientes?

¿Has notado alguna vez que se te mueven los dientes? Dolor de mandíbula, incluso notar el movimiento en los dientes. Hay mucha gente que acude al dentista con esta duda, ¿porqué se me mueven los dientes? Sobre todo las personas que han visto que sus dientes se han ido apiñando, tienen mal aspecto y su sonrisa no es la tan bonita como antes. Todos sabes que la solución a eso es recurrir a la ortodoncia y para evitarlo ponerse la férula transparente que sirve para evitar este movimiento.

¿A qué edad se empiezan a mover?

Este movimiento suele ocurrir en edad adulta y se le llama apiñamiento terciario. No tiene un factor en concreto si no que tiene varios. Antes se creía que la culpa de ello era de las muelas del juicio, aunque al cabo de los años se ha desmentido, ya que hay casos de personas que no le han salido estos molares y, en cambio, si se les ha movido los dientes.

En otra época, se producía la atricción o desgaste de anchura, es decir, el cambio de tamaño de los dientes, ¿por qué ocurría esto? Por la comida que se ingería en esa época. Hoy en día no pasa eso, puesto que, tenemos una dieta más blanda y, consecuentemente, hacemos trabajar menos a los dientes.

Los dientes se suelen apiñar con la edad por que, con el uso, los maxilares se vuelven más pequeños y los demás dientes tienden a moverse para adaptarse al tamaño de los que han cambiado.

Cómo evitar que los dientes se muevan

En el caso de que se te muevan los dientes en edad adulta la solución es usar brackets u otro tipo de ortodoncia, que te ayuden a enderezar el mal posicionamiento que han optado tener tus dientes. Sin duda es la mejor solución, ya que es inevitable por el cambio de tamaño de estos dientes. Después del uso de estos correctores dentales las piezas dentales están débiles y suelen moverse.

Lo más normal es que tengas un retenedor fijo o una férula para que los dientes no tiendan a moverse, sobre todo si acabas de salir de un tratamiento de ortodoncia. Los retenedores fijos son unos alambres en la parte posterior no visibles de los dientes, no molestan y, como su propio nombre indica, retienen el movimiento. Por otro lado la férula son unas placas transparentes que te protegen de ese apiñamiento, al principio te la mandan durante todo el día y luego solo por la noche.

Si sigues los consejos de tu dentista no se te moverán los dientes y, muy importante, si notas algún movimiento, acude rápidamente al dentista para que te de una solución.

Leer más

¿Necesito una férula de descarga?

¿Eres de los que te levantas por la mañana con dolor de mandíbula? Eso puede significar que padeces de bruxismo. En un post anterior explicamos que esta dolencia se trata de apretar y chirriar los dientes mientras dormimos y, que, al final provoca el desgaste de las piezas dentales y de su esmalte. Esta es una de las causas por las que el dentista te mandará una férula de descarga.

¿Qué es una férula de descarga?

Es la manera médica de arreglar el bruxismo o de evitarlo. La férula de descarga está compuesta de plástico transparente, suele tener un grosor de 2 a 3 milímetros. Se coloca o en los dientes de arriba o en los de abajo para impedir que los dientes, tanto de la parte superior como de la inferior se choquen, evitando el rechine y, por lo tanto, el desgaste de los mismos.

Por otro lado, se le llama férula de descarga por que ayuda a relajar la mandíbula y la tensión que se forma en la boca mientras dormimos y que no podemos controlar. Normalmente los primeros días debemos acostumbrarnos a esta, ya que, produciremos mucha saliva y, además, nos costará articular palabra por lo mismo.

Cómo saber si necesito una férula

Cuando dormimos no somos conscientes de si apretamos los dientes o no. Por eso si no sabes si sufres esta enfermedad deberías de saber los síntomas de la misma, y averiguar si la padeces:

  • – Al levantarte de duele la mandíbula.
  • – Te supone un esfuerzo abrir la boca.
  • – Te molesta el acto de morder.
  • – Dolor de oído, sabiendo que el mismo viene de la boca.
  • – Se te bloquea la mandíbula.
  • – Sensación de tener arena en la boca.
  • – Te cruje la mandíbula o escuchas extraños ruidos al producir movimientos de la misma.
  • – Mueves la mandíbula involuntariamente.
  • – Al bostezar hay algo que te lo impide o te molesta realizar esa acción.

Si te has sentido identificado, al menos, con una de los síntomas anteriores, debes acudir a tu médico inmediatamente, por que podrías estar dañando tu mandíbula y la salud de tus dientes, sobre todo.

Si quieres evitar alguno de los síntomas que hemos expuesto, si quieres alinear tus dientes o dejar de sentir dolor, no sólo en la mandíbula, sino también en partes tan sensibles como el oído, y no quieres ver a tus dientes desgastarse confía en tu odontólogo. En Molina Clínica Dental, somos expertos en cualquier enfermedad bucodental y, así, te ayudaremos en todos los problemas que tengas y te realizaremos la férula de descarga. Visítanos si te encuentras identificado con el bruxismo y te daremos la mejor solución.

Leer más

¡Cuidado con estos alimentos en Navidad!

Pensando en los alimentos que comemos en Navidades solo se me vienen a la cabeza, dulces. Se trata de uno de los acontecimientos del año donde la gente come más o se sobrepasa comiendo. Teniendo en cuenta que empezamos a tener comidas de Navidad, nos llevamos el día entero en la calle,  comiendo de todo, tanto dulce como salado y, también, bebiendo alcohol, exponemos mucho nuestros dientes. Pero de lo que más abusamos es de los postres dulces y no sabemos cuáles son las consecuencias más tarde. A continuación ponemos una lista de los dulces nocivos para nuestros dientes.

  • El chocolate a la taza. Es muy típico en estas fechas. Se caracteriza, aparte de por su sabor, por su temperatura perfecta para esta época fría del año y su cantidad de azúcar. Dota de 73,8 gramos por cada 100 gramos chocolate, al tener un alto contenido en azúcar también tiene muchas calorías. S trata de un producto con una textura suave y que por eso es fácil quitárselo de los dientes, pero no por eso debes cepillarte menos, además el enjuague tiene que ser muy exhaustivo.
  •  Turrón. Este es otro de los dulces nocivos para nuestros dientes y uno de los que más usamos en nuestro día a día navideño. Existen dos tipos el turrón duro y el turrón blando. El turrón duro contiene una cantidad de 45 gramos por cada 100 gramos de producto, no tiene un exagerado contenido en azúcar, pero su verdadero motivo para dañar los dientes es su dureza que hace que pongamos en peligro de rotura nuestras  piezas dentales. Por otro lado el turrón blando, que contiene la misma cantidad de azúcar, tiene el problema de introducirse en cualquier hueco de nuestros dientes y quitarlo cuesta mucho trabajo. Por eso se recomienda usar seda dental y enjuague bucal que lo elimina incluso mejor que el cepillado.
  •  Fruta escarchada. Es el dulce navideño que contiene más azúcar de todos, 81 gramos por cada 100 gramos de producto ingerido. El alto contenido en azúcar, además, provoca un alto contenido en calorías. Pero no sólo esto en malo, su textura hace que se pegue entre nuestros dientes y esto provoca el riesgo de caries si no tenemos una higiene bucal muy exhaustiva.
  • Mazapán. ¿A quién no le gusta un buen mazapán para navidad? A pesar de su sabor delicioso debemos saber que el mazapán es un alimento que contiene 49 gramos de azúcar por cada 100 gramos. Al igual que la fruta escarchada, se trata de un alimetno con una textura que se adhiere fácilmente a los dientes, por lo que es necesario un buen cepillado y eliminar restos pasándose el hilo dental correctamente.
  • Un alimento muy navideño pero con un alto contenido dulce. Compuesto de 51,3 gramos de azúcar por cada 100 gramos que ingerimos del producto. ¿Sabes qué es un guirlache? Un caramelo sólido mezclado con almendras, que aparte de tener un alto contenido en azúcar tiene una textura dura que puede dañar e incluso rompernos los dientes.

Por eso estas Navidades debemos de tener cuidado con los alimentos que comemos, sobre todo, los dulces nocivos para nuestros dientes.

 

 

Leer más

La sensibilidad en los dientes

Seguro que alguna vez os ha pasado que habéis tomado algún alimento frío, por ejemplo, y os da la sensación de dolor. Esto significa que tenemos sensibilidad en los dientes y nos afecta tanto con el frío como con el calor A medida que pasa el tiempo el esmalte de nuestros dientes se van desgastando, proporcionando así, menos protección. Por otro lado, las encías son propensas a la retracción, exponiendo la superficie de las raíces de los dientes y la dentina que está compuesta por conductos que van desde el exterior del diente hacia el centro donde está el nervio. Al estar la dentina expuesta suelen sufrir por los cambios de temperaturas.

Causas de la sensibilidad

Estos dolores que tenemos todos cada cierto tiempo suelen tener unos factores que las preceden y son:

  • El mal cepillado o la edad de los dientes provoca problemas en las encías.
  • Consumir bebidas ácidas que suelen provocar problemas en el esmalte y exposición de la dentina.
  • Muchas veces sin darnos cuenta, por ejemplo, al dormir, rechinamos los dientes, esto provoca en la mayor parte de los dientes esa sensibilidad de la que hablamos.
  • La pasta de dientes también es un problema muchas veces, ya que, muchas suelen ser muy fuertes, también sobrepasarse con el número de veces que cepillamos los dientes, por que desaparece el esmalte
  • Enfermedades de las encías como la piorrea provocan este dolor a los cambios de temperatura.
  • El mayor problema con la sensibilidad es los dientes rotos.
  • Tratamientos dentales tales como blanqueamientos, limpiezas de los dientes o rellenos son fuertes causas de sensibilidad o durante o después del procedimiento.

¿Cómo podemos solucionar este problema?

Lo primero que debemos saber al sobre la sensibilidad de los dientes es averiguar cuál es la causa de esta dolencia, si no lo tienes claro lo normal es acudir a un dentista para que te ayude a descubrirlo. Si se debe al mal cepillado, a un diente con caries o roto, a un problema en las encías o cualquiera de los problemas mencionados anteriormente. A partir de ahí podemos paliar esa dolencia. Normalmente los consejos de los profesionales serán:

  • Existen pastas dentales especiales para evitar o reducir este problema.
  • Se debe aprender como cepillarse los dientes de forma correcta.
  • Utilización de cepillos especiales y suaves para no dañar el esmalte ni las encías.

Por otro lado el mismo odontólogo puede:

  • Recetar una crema dental con mucho flúor para todos los días.
  • Restaurar los dientes para restaurar el esmalte dental que ha sido afectado.
  • Ayudar a fortalecer el diente con un barniz especial.

En definitiva, intenta llevar una comida sana, usar unos productos poco corrosivos para nuestra dentadura y para mantener nuestra salud dental.  Siempre si existe algún tipo de molestia acudir a profesionales que nos ayuden a encontrar nuestro problemas y a solucionarlo más tarde.

Leer más

Importancia de cuidar la salud bucal desde niños

¿A partir de que edad debemos preocuparnos de la salud bucal de nuestros hijos? O ¿con cuántos años debemos obligarles a usar por primera vez un cepillo de dientes? Desde una edad bastante temprana los  padres están pendientes de la higiene y de la salud dental de sus hijos. Y no es para menos, ya que, desde bien temprano el ser humano se queja de los dolores de dientes, cuando a los pocos meses de nacer nos empiezan a salir y a los pocos años de edad empiezan todos a caerse y seguidamente vuelven a crecer y, muchas veces, no crecen derechos. Por eso se recomienda preocuparse de nuestra dentadura desde muy pequeños.

¿A qué edad debemos hacer la primera revisión?

Por lo general se cree que la primera revisión de nuestra vida debe ser cuando se complete los veinte dientes de leche, es decir, sobre los 3 años. Después de un estudio que dice que  exite un gran porcentaje de niños menores de cuatro años que tienen caries, los expertos recomiendan que la primera vez que nuestros hijos visiten al dentista al año de vida y, a partir de ahí, hacer revisión anual.

Una vez realicemos esta visita, el dentista se centrará en la búsqueda de caries por culpa del biberón, si existe alguna afección periodontal, si hay algún problema en el crecimiento dental o en la posición de los dientes y, por último, acabará recomendando a los padres sobre la higiene bucal del niño y la salud del mismo.

Cuando deben de cepillarse los dientes por primera vez

Desde muy pequeños nuestra boca está expuesta muchísimos gérmenes e infecciones, ya sea a la hora de que salgan los dientes o incluso antes de que salgan, por eso, se debe proteger la flora bucal de nuestros hijos, instaurando la higiene adecuada y hacerlo, además, antes de que empiecen a salir los dientes.

Hay muchas razones por las que es imprescindible ocuparnos del lavado y enjuague de la boca de los más pequeños. Por ejemplo, la boca que aún está sin diente existe una gran posibilidad de que aparezcan microbios, hongos o bacterias que provocan la necesidad de ese enjuague bucal aunque sea sin cepillo de dientes. Aunque hay que tener en cuenta también el material con el que realizamos este lavado. Existen cepillos especializados para niños de entre 6 y 18 meses, al igual que cepillos para niños mayores y pasta de dientes especializadas para niños.

En definitiva, igual que muchas veces nos preocupamos de la salud de otras partes del cuerpo, la boca de nuestros hijos y los dientes es fundamental, ya que es una zona que les provoca mucho dolos e incomodidad y porque los dientes y su bienestar significa el bienestar de los niños.

Leer más

¿En qué consiste el blanqueamiento dental con carbón activado?

Se está haciendo viral en las redes sociales unas imágenes de dentaduras negras, se trata de carbón activado. La gente que usa este método para blanquear sus dientes confiesan que es el más efectivo de todos y que te deja una dentadura reluciente. Este componente también se usa para productos de higiene personal como jabones, mascarillas y cremas, también se usa para purificar el agua e incluso para limpiar el organismo de cualquier envenenamiento. Sus defensores aseguran que lo usan por su efectividad, porque no saben a nada y porque es natural y, por consiguiente, lo consideran un método muy seguro, pero la mayoría de expertos no piensan igual que ellos.

Las verdaderas propiedades del carbón activado

Principalmente debemos de saber que esta sustancia tiene unos polvos súper finos los cuales ponen en peligro el esmalte de nuestros dientes, ya que, hacen que sea una sustancia abrasiva para él, en definitiva, se trata de una sustancia bastante parecida al bicarbonato.

Una de las propiedades que defienden la gente que lo usa es que el carbón activado ayuda a crear el PH  de la saliva de forma natural. Pero los expertos dicen que esta afirmación no tiene sentido, ya que no existe una corroboración científica este hecho. De hecho existen expertos que aseguran que aunque parezca positivo el uso del mismo es un grave error ya que se trata de una sustancia usada para casos hospitalarios para limpiar el organismo de infecciones nocivas y nunca se ha tratado de manera profesional para un blanqueamiento dental.

Además los expertos aseguran que incluso, después de utilizarlo, pueden acabar con un aspecto amarillento. Esto ocurre como consecuencia de usar materiales tan fuertes que aunque queramos blanquearlo a toda costa acabamos dañándolos y al final los dientes quedan vulnerables dejando a relucir la capa más suave y amarilla.

La deshidratación y lo que hace realmente en nuestros dientes

Si hacemos un experimento, si ponemos el carbón activado a filtrar agua, saliva y aceite acabará atravesándolo, ¿por qué? Esta sustancia cuenta con una capacidad de adhesión de entre un 20% y un 90% reteniendo primero los líquidos menos espesos. Provocando una deshidratación ya que se lleva el agua y la saliva de nuestra boca y nuestros dientes. En caso de envenenamientos o intoxicaciones se suele dar una cantidad de carbón activado de 50 o 100 gramos para, así, superar las sustancias nocivas ingeridas. Al llevarse por delante el agua y la mucosa se debe beber al mismo tiempo que se produce esta desintoxicación.

Al ser un polvo tan pequeño y al restregarlo en nuestra dentadura, limara los dientes y, como hemos dicho, se caerá nuestro esmalte. Al restregar el producto por el cepillo y mojarlo en agua ese vuelve líquido y se pega a los dientes y como sabemos nosotros segregamos mucha saliva por lo que el producto se escapará de nuestra boca de manera rápida y al final acaba absorbiendo el 90% de la saliva.

 

Leer más