Av de Pino Montano, 10 - Tlf: 954 36 14 02

Importancia de cuidar la salud bucal desde niños

¿A partir de que edad debemos preocuparnos de la salud bucal de nuestros hijos? O ¿con cuántos años debemos obligarles a usar por primera vez un cepillo de dientes? Desde una edad bastante temprana los  padres están pendientes de la higiene y de la salud dental de sus hijos. Y no es para menos, ya que, desde bien temprano el ser humano se queja de los dolores de dientes, cuando a los pocos meses de nacer nos empiezan a salir y a los pocos años de edad empiezan todos a caerse y seguidamente vuelven a crecer y, muchas veces, no crecen derechos. Por eso se recomienda preocuparse de nuestra dentadura desde muy pequeños.

¿A qué edad debemos hacer la primera revisión?

Por lo general se cree que la primera revisión de nuestra vida debe ser cuando se complete los veinte dientes de leche, es decir, sobre los 3 años. Después de un estudio que dice que  exite un gran porcentaje de niños menores de cuatro años que tienen caries, los expertos recomiendan que la primera vez que nuestros hijos visiten al dentista al año de vida y, a partir de ahí, hacer revisión anual.

Una vez realicemos esta visita, el dentista se centrará en la búsqueda de caries por culpa del biberón, si existe alguna afección periodontal, si hay algún problema en el crecimiento dental o en la posición de los dientes y, por último, acabará recomendando a los padres sobre la higiene bucal del niño y la salud del mismo.

Cuando deben de cepillarse los dientes por primera vez

Desde muy pequeños nuestra boca está expuesta muchísimos gérmenes e infecciones, ya sea a la hora de que salgan los dientes o incluso antes de que salgan, por eso, se debe proteger la flora bucal de nuestros hijos, instaurando la higiene adecuada y hacerlo, además, antes de que empiecen a salir los dientes.

Hay muchas razones por las que es imprescindible ocuparnos del lavado y enjuague de la boca de los más pequeños. Por ejemplo, la boca que aún está sin diente existe una gran posibilidad de que aparezcan microbios, hongos o bacterias que provocan la necesidad de ese enjuague bucal aunque sea sin cepillo de dientes. Aunque hay que tener en cuenta también el material con el que realizamos este lavado. Existen cepillos especializados para niños de entre 6 y 18 meses, al igual que cepillos para niños mayores y pasta de dientes especializadas para niños.

En definitiva, igual que muchas veces nos preocupamos de la salud de otras partes del cuerpo, la boca de nuestros hijos y los dientes es fundamental, ya que es una zona que les provoca mucho dolos e incomodidad y porque los dientes y su bienestar significa el bienestar de los niños.

Leer más

¿En qué consiste el blanqueamiento dental con carbón activado?

Se está haciendo viral en las redes sociales unas imágenes de dentaduras negras, se trata de carbón activado. La gente que usa este método para blanquear sus dientes confiesan que es el más efectivo de todos y que te deja una dentadura reluciente. Este componente también se usa para productos de higiene personal como jabones, mascarillas y cremas, también se usa para purificar el agua e incluso para limpiar el organismo de cualquier envenenamiento. Sus defensores aseguran que lo usan por su efectividad, porque no saben a nada y porque es natural y, por consiguiente, lo consideran un método muy seguro, pero la mayoría de expertos no piensan igual que ellos.

Las verdaderas propiedades del carbón activado

Principalmente debemos de saber que esta sustancia tiene unos polvos súper finos los cuales ponen en peligro el esmalte de nuestros dientes, ya que, hacen que sea una sustancia abrasiva para él, en definitiva, se trata de una sustancia bastante parecida al bicarbonato.

Una de las propiedades que defienden la gente que lo usa es que el carbón activado ayuda a crear el PH  de la saliva de forma natural. Pero los expertos dicen que esta afirmación no tiene sentido, ya que no existe una corroboración científica este hecho. De hecho existen expertos que aseguran que aunque parezca positivo el uso del mismo es un grave error ya que se trata de una sustancia usada para casos hospitalarios para limpiar el organismo de infecciones nocivas y nunca se ha tratado de manera profesional para un blanqueamiento dental.

Además los expertos aseguran que incluso, después de utilizarlo, pueden acabar con un aspecto amarillento. Esto ocurre como consecuencia de usar materiales tan fuertes que aunque queramos blanquearlo a toda costa acabamos dañándolos y al final los dientes quedan vulnerables dejando a relucir la capa más suave y amarilla.

La deshidratación y lo que hace realmente en nuestros dientes

Si hacemos un experimento, si ponemos el carbón activado a filtrar agua, saliva y aceite acabará atravesándolo, ¿por qué? Esta sustancia cuenta con una capacidad de adhesión de entre un 20% y un 90% reteniendo primero los líquidos menos espesos. Provocando una deshidratación ya que se lleva el agua y la saliva de nuestra boca y nuestros dientes. En caso de envenenamientos o intoxicaciones se suele dar una cantidad de carbón activado de 50 o 100 gramos para, así, superar las sustancias nocivas ingeridas. Al llevarse por delante el agua y la mucosa se debe beber al mismo tiempo que se produce esta desintoxicación.

Al ser un polvo tan pequeño y al restregarlo en nuestra dentadura, limara los dientes y, como hemos dicho, se caerá nuestro esmalte. Al restregar el producto por el cepillo y mojarlo en agua ese vuelve líquido y se pega a los dientes y como sabemos nosotros segregamos mucha saliva por lo que el producto se escapará de nuestra boca de manera rápida y al final acaba absorbiendo el 90% de la saliva.

 

Leer más

Carillas dentales: La facilidad de tener una sonrisa 10

Si fumas y se te han estropeado los dientes, si tienes los dientes manchados o, simplemente, no te gusta tu sonrisa, la solución ideal es usar carillas dentales, sobre todo si te interesa la salud y la estética de boca. Las carillas sirven sobre todo para arreglar y enmascarar esos problemas estéticos que muchas veces sufren nuestros dientes como por ejemplo, la pérdida de esmalte dental, desviaciones de la dentadura, dientes manchados, amarillentos o ennegrecidos…

¿Qué son las carillas dentales?

Se trata de reconstrucciones estéticas de porcelana, son procedimientos que realizan los odontólogos de manera restaurativas con un fin estético, es decir, mejorar la imagen de tu boca ya que cambia la forma, el color, incluso, el brillo dental, además sirve para esconder diversas taras bucales.

Funciones de las carillas

Consiste en recubrir el diente con una lámina a través de una resina especial. La principal función de las carillas es estética porque el mayor porcentaje de su uso se hace por la imagen, para tener una dentadura perfecta. Por temas de salud no se suelen usar las carillas, ya que enmascaran el problema, no los soluciona. Los problemas que solucionan suelen ser los siguientes:

  • – Cubrir imperfecciones de los dientes, ya sean roturas o fracturas, de esmalte o parciales por consecuencia de golpes o, simplemente del uso.
  • – Ayuda a ocultar desviaciones o espacios antiestéticos. Cuando tienes los dientes separados entre sí o una desviación de uno de ellos, es la mejor de las soluciones, siempre y cuando sean casos no muy graves, ya que si no es así les aconsejarán ponerse un tratamiento de ortodoncia.
  • – Mejorar la apariencia de los dientes. Si tus dientes son demasiado finos, pequeños o cortos las carillas es el tratamiento efectivo para cambiar la forma de ellos.
  • – Enmascarar el color de tus dientes. Es el tratamiento más eficaz para blanquear tus dientes, si fumas, bebes mucho café o simplemente tienes el color amarillento o negro, las fundas de carillas los vuelve blancos y brillantes.

Ventajas de usar carillas

La principal ventaja de las carillas es que corrige la forma de los dientes, los regula y los hace más iguales. Y, como se ha dicho antes, son capaces de mejorar pequeñas imperfecciones como desvíos o separaciones, además de otras imperfecciones.

Lo segundo es que luces una sonrisa juvenil, nueva, blanca y luminosa, siempre con la misma naturalidad. Su resistencia es otro de sus fuertes, es más fácil que se te vaya el esmalte dental de tus propios dientes que el de las carillas, esto es gracias al cemento que se le implantan al pegarlo a los dientes, puede durar hasta 15 años.

 

Leer más

¿Cómo afecta el estrés a tus dientes?

Lo común es escuchar que la higiene de tu boca es algo fundamental y que, si la tienes en cuenta, tienes tu dentadura totalmente cuidada. Pero, ¿sólo la mala higiene afecta al cuidado de tus dientes? Por supuesto que no. El estrés es otra de las causas que hacen que tu dentadura se deteriore. ¿Por qué? Sabemos que el estrés es un estado de tensión física que aparece cuando la persona tiene una preocupación que le amenaza o mal estar general. El estrés suele estar relacionados con emociones y, desgraciadamente, llega por muchas causas.

 

¿Cuáles son las consecuencias del estrés en la salud bucal?

Los especialistas dicen que las personas que están sometidas a un nivel alto de estrés empiezan a caer en hábitos poco saludables, como por ejemplo beber más alcohol, fumar o ingerir alimentos azucarados. Esto provoca determinadas enfermedades orales.

  • Sangrado bucal. Al cepillarnos los dientes las encías suelen sangrar mucho más debido a la tensión en la que viven.
  • Gingivitis. Al vivir bajo mucho estrés, tensión y rodeado de preocupaciones, las defensas tienden a bajar y las bacterias dañan con más fuerza las zonas sensibles de los dientes.
  • Bruxismo. Consiste en apretar con fuerza la mandíbula.
  • Inflamación de las encías. Al intentar protegerse de las bacterias, siempre acaban atacando a las encías.
  • Periodontitis. Al estar estresado el cuerpo produce una hormona que provoca el hinchazón de las encías que se llama, cortisol. Esta produce y expande esta enfermedad.

¿Cómo evitar estas dolencias?

  • Lo primero es, acudir asiduamente al dentista si vemos que tenemos algún síntoma, para así, descartar, prevenir o curar la enfermedad en concreto.
  • Algo fundamental, es el cepillado dental. Obligatorio, al menos, dos veces al día, sobre todo antes de acostarnos. No se puede perder la higiene bucal, y al menos, una vez al año realizarlo en el dentista de manera profesional.
  • Utilizar hilo dental. Al menos una vez al día.
  • Llevar una dieta rica en frutas y verduras. La ingesta de vegetales y frutas hacen que nos llenemos de vitaminas y proteínas que nos ayudarán a prevenir cualquier tipo de enfermedad bucal.
  • Evitar el hábito del tabaco.
  • Evitar beber té, café o coca-cola.
  • Disminuir el consumo del alcohol.
  • Evita el estrés. Existen técnicas de autocontrol, que ayudan a evitar estas situaciones incómodas y de tensión, por lo que, también, nos ayudará a evitar muchas enfermedades bucales.
Leer más