Av de Pino Montano, 10 - Tlf: 954 36 14 02

¿Qué hacer y qué no hacer para recuperarte tras una cirugía bucodental?

Tanto para un implante dental, extracción como cualquier otro tratamiento dental puede llevar a la necesidad clínica de realizar una cirugía dental. En muchos casos la cirugía es poco invasiva, por lo que no tenemos que realizar ningún corte ni colocar ningún punto, aunque en otras ocasiones la complejidad del tratamiento puede llegar a ser más incómodo para el paciente y el postoperatorio va a necesitar de unas atenciones y cuidados más específicos. A continuación os contamos qué hacer y qué no hacer para la recuperación tras una cirugía bucal.

¿Qué hacer en la recuperación tras una cirugía bucal?

– La primera noche tras la cirugía intente dormir con la cabeza lo más elevada posible. Puedes ayudarte de un cojín grande o de varias almohadas para limitar el exceso de hemorragia e hinchazón.

– El hinchazón las primeras horas es normal. Además del antibiótico o antiinflamatorio que pueda mandarte el propio dentista, aplícate frío en la zona externa de la cara. Con un paño o bolsa con cubitos de hielo, colócatelo en el rostro coincidiendo con la zona inflamada, de 5 a 10 minutos como máximo.

– Ingiere alimentos líquidos, al menos, durante las primeras 48 o 72 horas tras la cirugía y evitando bebidas calientes. La mejor opción son sopas o cremas frías, yogures, batidos de frutas, licuados y puré. Siga una dieta variada y equilibrada, rica en vitaminas A y C, que contribuyen a mejorar el proceso de cicatrización.

– Mantén una buena limpieza bucal exclusivamente con enjuagues bucales tras la ingesta de cada comida o bebida. Hasta que no se quiten los puntos o su dentista se lo aconseje, no podrá usar cepillo dental. No es aconsejable realizar enjuagues bucales durante las primeras 24 horas. Una vez transcurrido este periodo, siempre bajo el consejo médico, se deberán hacer enjuagues delicadamente hasta 4 veces al día con agua tibia y sal con el fin de eliminar los restos de alimentos que puedan quedar alrededor de la zona afectada. En algunos casos su dentista puede recomendar un enjuague con clorhexidina para matar las bacterias y mantener una mayor limpieza bucal.

¿Qué no debes hacer? 

– Evita hacer ejercicios físicos o sobreesfuerzos, al menos hasta que no pasen las primeras 48 o 72 horas tras la cirugía.

– No tomes alimentos o bebidas calientes ni alimentos duros hasta que no pasen de uno a dos meses de la cirugía.

– No uses cepillo ni hilo dental para tu limpieza bucal diaria, al menos hasta que tu dentista te lo aconseje. Usa solo y exclusivamente enjuague bucal recomendado por tu dentista.

– No tomes bebidas alcohólicas ni fumes hasta completar el proceso de cicatrización, pues de lo contrario esto puede provocar infecciones y demorar dicho proceso.

Recuerda que si sigues estos consejos y los propios que te diga el dentista no tendrás ningún tipo de problemas. Sin embargo, si sientes una hemorragia excesiva, la inflamación no baja, fuertes dolores o incluso fiebre, no dudes en acudir rápidamente a la clínica donde se atenderá al paciente con la mayor precisión. Confía en Molina Clínica Dental y acude para cualquier tratamiento o dolencia. Te atenderemos encantados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.